El Ministerio de Educación se propone modificar el sistema de evaluación de las pruebas nacionales para dar oportunidad a que alrededor de 46,000 estudiantes que tienen hasta tres asignaturas pendientes desde el año 1994 puedan examinarse y obtener su certificación de bachiller.

El Ministro de educación explicó que las calificaciones que tienen los 46,000 estudiantes no contarán, sino que serán las que fijen los profesores que participen en el reforzamiento pedagógico, y en las clínicas que se les van a suministrar.

Esta me parece una excelente medida, que debió de ser tomada anteriormente para retrasar menos a los estudiantes pero al menos ya esta sobre el tapete, espero que sus frutos se vean pronto.